Rizado ...Afro......y mássss

Aceite Puro Esencial del Arbol de Té (Tea Tree Oil)

El Aceite Esencial del Arbol de Té (Tea Tree Oil) se obtiene de la destilación de las hojas del árbol Melaleuca Alternifolia que es originario de Australia. Los aborígenes de ese país lo han utilizado desde hace cientos de años por sus numerosas propiedades antisépticas, fungicidas y anti-acné que además están aceptadas y reconocidas por el Departamento de Sanidad Australiano.


No se le reconoce ningún tipo de toxicidad ni efectos secundarios y no irrita la piel, por lo que no conlleva ningún riesgo para la salud, aunque como cualquier otro Aceite Esencial tendremos que ir con cuidado y evitar su contacto con los ojos, pero si ésto sucediera no hemos de alarmarnos y simplemente nos lavaremos con abundate agua y jabón suave. También es importante saber que los Aceites Esenciales no se aplican directamente sobre la piel o el cabello, deben ser añadidos y/o mezclados. No son miscibles en agua, pero son liposolubles, por eso se recomienda mezclarlos con aceites bases como coco, almendra, jojoba, ricino, gérmen de trigo, etc... o también con cremas, champús o a otros aceites de masaje para una mejor aplicación.


Cuales son los beneficios del Aceite del Arbol de Té?

El Aceite del Arbol de Té tiene propiedades maravillosas que hace que sea un agente natural popular para la curación de los tres tipos de organismos infecciosos: Hongos, Bacterias y Virus. Se sabe que es muy útil para luchar con eficacia contra algunas infecciones que son resistentes a algunos antibióticos. Por lo tanto, es un excelente remedio natural para cientos de enfermedades de la piel causadas por bactérias y hongos, como el acné, piel grasa, las ampollas, quemaduras del sol, piel de atléta, verrugas, herpes, picaduras de insectos, erupciones cutáneas (dermatitis del pañal), psoriasis, la caspa y otras heridas e irritaciones menores. También es un remedio efectivo contra los piojos, mezclando unas 5 gotas con la dosis de champú para un lavado y después de lavarlo, peinarlo con un peine impregnado en unas gotas del aceite (mezclado con algún aceite base como coco, oliva o almendra).

Los estudios han demostrado que el Aceite del Árbol de Té también sirve para tratar los problemas respiratorios que van acompañados de dolor de garganta, tos y secreción nasal en condiciones severas como el asma, la tuberculosis y bronquitis. Las propiedades anti-virales del aceite combaten muchas enfermedades infecciosas comunes, como la varicela, herpes zoster, verrugas y el sarampión. También fortalece el sistema inmunológico del cuerpo, que es a menudo debilitado por el estrés, enfermedad o por el uso de antibióticos y otros medicamentos. También se puede usar como enjuague bucal, ya que es muy eficaz en la curación de la candidiasis oral (infección por hongos de la boca y la garganta).

Para el cuidado capilar es de gran ayuda, ya que regula la actividad de las glándulas sebáceas, por lo que nos servirá particularmente para cabellos grasos. Ayuda también a combatir el hongo causante de la caspa por su acción fungicida. En la piel tiene un gran poder de penetración. Todos los productos cosméticos que contengan éste aceite tendrán una acción regenerante, de oxigenación de las células, además de efectos antisépticos y antibacterianos.

Fortalece el sistema inmunológico y si lo usamos en nuestro hogar nos protege contra el contagio e infecciones. Muy útil en inhalaciones para despejar la cabeza y para todos los cuidados de la piel. Durante la segunda guerra mundial se descubrió su eficacia para evitar las infecciones de las heridas.

Usos del Aceite del Arbol de Té:

Tratamiento del acné: Este aceite es muy eficaz contra la bacteria que causa el acné, pero es necesario saber utilizarlo correctamente. Para un uso normal, debemos mezclar una parte de Aceite de Té con nueve partes de agua. También podemos añadir un poco de Aloe Vera a la mezcla. Nunca debemos aplicar este aceite directamente sobre la piel, siempre debe estar diluido en agua o en un aceite base, de almendras, jojoba, coco, germén de trigo...ya que es muy fuerte. Si vamos a aplicarlo sobre la cara debemos de limpiarla bien antes de usar el aceite.

Hongos en las uñas: El Aceite del Arbol de Té ayuda a tratar las infecciones de las uñas. Basta con aplicar 1 a 2 gotas del aceite directamente sobre las uñas infectadas y frotarlas por encima y por debajo de la punta de la uña. Repite éste proceso una vez al dia.

Las Verrugas: Muchas personas también han encontrado que el Aceite del Arbol de Té puede ser utilizado como un remedio muy eficaz para el tratamiento de verrugas.

Mal aliento, encías inflamadas y placa bacteriana: Usado como enjuague bucal actúa como un remedio natural para el mal aliento, la candidiasis oral, gingivitis, placa bacteriana y las encías inflamadas. Reduce la irritación de la boca que es causada a menudo por los procedimientos dentales. Añade 3 gotas de aceite de árbol de té en una taza de agua tibia y usa la solución como un enjuague bucal dos a tres veces al dia. Siempre escupir el anjuague bucal del Aceite del Árbol de Té. También puedes añadir una gota de aceite del árbol de té a la pasta dental al cepillarte los dientes.

Dolor de garganta y congestión: El Aceite del árbol de Té puede ser combinado con una técnica de inhalación de vapor fácil para curar naturalmente la congestión, dolor de garganta, infecciones respiratorias y el esclarecimiento del moco. Llena una olla grande o un recipiente con agua y calienta hasta la ebullición. Retira la olla del fuego y añade 2 a 3 gotas del Aceite de Arbol de Té. Cubre tu cabeza con una toalla e inclínate sobre la parte superior de la olla para que los extremos largos de la toalla cuelguen en los dos lados de la olla. Inhala los vapores durante unos 5-10 minutos (con cuidado al principio, no te quemes con los vapores). Repite el proceso cada noche antes de irte a dormir hasta que los síntomas se curen completamente. Si persisten pasados 5 días, lo mejor es consultar al médico.

Aftas y laringitis: Diluido en agua, el Aceite del Árbol de Té es un tratamiento eficaz para las úlceras bucales, dolor de muelas y laringitis. Añade 3-4 gotas de Aceite del Arbol de Té en una taza de agua tibia y haz gárgaras dos veces al dia con ésta solución. Nunca te la tragues.

Caspa y Piojos: Los estudios han demostrado que los champús con Aceite del Arbol de Té pueden hacer desaparecer la caspa y ayudar a deshacerse de los fastidiosos piojos de la cabeza. Puedes utilizar champús Tea Tree o mezclar unas gotas del Aceite del Arbol de Té con tu champú habitual.

Infecciones vaginales: El Aceite del Árbol de Té también puede ser utilizado con un efectivo remedio casero para el tratamiento de la infección. En caso de cistitis o hongos puedes poner unas gotas en tu braguita o compresa. También va genial realizar baños de asiento, diluyendo unas gotas en agua tibía.

Usos para el hogar: El Aceite del Árbol de Té es uno de los antisépticos naturales más poderosos, de manera que cuando se utiliza como elemento de limpieza en el hogar en el lavado de ropa personal y de cama, o como desinfectante para higienizar y aromatizar la casa, se está creando el más seguro y natural ambiente higiénico para toda la familia.

El Aceite Esencial del Arbol de Té no es tóxico ni irritante en las dosis usuales. Puede producir sensibilización en algunas personas. La inhalación del Aceite Puro puede provocar mareo. Su uso puede considerarse seguro después de los cuatro primeros meses del embarazo.

De uso tópico, no ingerir.

Ver Aceite Esencial del Árbol de Té en la tienda





Usamos cookies de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y obtener estadísticas anónimas. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información